Empresa
Historia
 
 
 
 
 
 
 
  Historia  
  Principal > Historia  
 

Desde los comienzos nos empeñamos en el logro de inoculantes para soja basados en la aptitud y habilidad del Bradyrhizobium japonicum y con utilización de soporte turba, concretamos la aparición en el mercado de nuestro primer producto comercial el Inoculante FPC Sólido luego incorporamos una linea similar de inoculantes específicos para Leguminosas, Forrajeras, Alfalfa, Melilotus, Tréboles.

Más adelante y luego de un intenso trabajo de investigación y ensayos para lograr formulaciones adecuadas, presentamos al mercado en 1994 nuestro Inoculante liquido FPC Simple para soja respondiendo a las exigencias del mercado que demandaba un producto de calidad y fácil aplicación
al momento de la siembra.

Con esa misma premisa y después de un arduo trabajo de investigación sobre compatibilidad entre bacterias y fungicidas curasemillas presentamos comercialmente en 1996 los Pack de inoculante líquido y curasemillas FPC Doble y FPC Triple

Consecuentes con nuestro objetivo y a la luz de crecientes informaciones internacionales sobre el tema comenzamos en 1994 el estudio y ensayos de otra bacteria promisoria para cultivos agrícolas como trigo, maíz, cebada, arroz, etc. el Azospirillum spp. Los resultados logrados a campo y en
ensayos estadísticos alentaron nuestra decisión de solicitar su registro ante el SENASA.

En tal sentido tras los correspondientes ensayos Oficiales obtuvimos en 1999 el registro del producto concedido por ese Organismo bajo la denominación de AZP2000 con la característica distintiva de ser el primer inoculante líquido de su especie para el cultivo de Trigo y Cebada lo
cual certifica el esfuerzo realizado para su desarrollo. Con similar trámite obtuvimos en el año 2000 la licencia para el AZP 2000 de uso en maíz.

Durante el ciclo agrícola 2001/2002 y como fruto de la continuidad del trabajo en pos de mejorar nuestros productos presentamos al más moderno inoculante para soja el FPC Max. Este novedoso producto encierra en si los conceptos más avanzados en tratamiento de semillas y el logro de
resultados en producción e incorpora por primera vez el concepto de “protector” bacteriano.

Conociendo la demanda de nuestros productores y en el afán de coadyuvar con su esfuerzo productivo, concebimos para este inoculante dos presentaciones comerciales denominadas:

BIPACK inoculante FPC Max acompañado de los elementos que aseguran adherencia y cobertura del producto a la semilla y

TETRAPACK similar al anterior con el agregado de un efectivo fungicida curasemillas compatible con la naturaleza biológica del inoculante.